sábado, 31 de marzo de 2012

Errores, y gordos



(!) Con el nombre de la entrada aprovecho para añadir la coma que le faltaba al título original de la película "mentiras y gordas", que, por cierto, cambiaba por completo el significado ("lies and fat women" vs. "big fat lies").

Por lo que he podido ver últimamente, no soy solo yo la que considera que las faltas de ortografía pueden hacer que se derrumbe la imagen de una empresa (o de una persona, a menudo). ¿Comprarías en una tienda que escribe "ropa para níños" o pedirías trabajo en un bar de copas en el que se requiere "esperiencia"? ¿Llamarías a una inmobiliaria que cuelga en una de las calles más transitadas de la ciudad un cartel que reza "EN VENDE" (mezcla de "en venta" + "se vende") en letras de 3 metros cada una?

Otros errores, también fáciles de resolver con una mera revisión, delatan poco interés por el producto final, lo que a uno le hace plantearse aquello de "si se preocupan por X tan poco como por la corrección...". Este pensamiento, tan propio de los traductores, es a menudo muy injusto (aunque inevitable) ya que todos cometemos errores, y precisamente de eso voy a hablar en esta entrada.





Estos ejemplos son muy obvios, pero hay otros que no lo son tanto, y mi intención es mencionar algunas de las dudas más comunes y recurrentes que tengo, con el fin de evitarlas y, ya de paso, que las evitéis vosotros, si os cuesta asimilarlas también. Por más que consulto, siempre acabo teniendo que volverlas a buscar porque nunca me acuerdo de cuál es la forma correcta. Debería llenar mi mesa con pósit... ¿o es post-it? :-P

Allá voy:

  1. Tener atajos en la barra de favoritos:
  2. a páginas como el Diccionario Panhispánico de Dudas, la página de la Fundéu, el DRAE y, para ahorrar más tiempo, dos botones diferentes para las páginas de Wordreference de sinónimos y otro para el traductor.
  1. Relectura completa del texto
  2. , por párrafos por ejemplo, marcando de alguna manera (negrita, subrayado, color) las dudas que tengamos. Hago hincapié en lo de "completa" porque si nos detenemos nada más encontrar una falta, podemos descuidarnos y dejar pasar repeticiones o concordancias, igualmente importantes.
  1. Usar el corrector de Word o de LibreOffice... con cuidado.
  2. Además del archiconocido corrector, personalmente encuentro bastante útil usar la herramienta de "reemplazar" si encuentras que repites una falta más de una vez. De esta manera, buscas la palabra mal escrita y la reemplazas por la correcta en el resto del texto. Desgraciadamente, y como todos sabemos, el corrector no sirve de mucha ayuda para innumerables casos como "mi/mí", "que/qué", "porqué/por qué/por que", "el/él", "de, dé"... que dependen del contexto.
---------------
Los pasos que a continuación menciono son de sobra conocidos para los traductores profesionales, pero puesto que esta página también está dirigida a estudiantes de traducción, me parece interesante enumerarlos:

Como he dicho antes, me gustaría que cada uno respondiera a esta entrada aportando algún punto de la lengua castellana que le resulte especialmente "conflictivo". ¿Qué mejor manera de poner en común errores habituales de traductores? ¡Es otra forma de demostrarnos a los que estamos empezando que los profesionales también tienen dudas!

¡Espero vuestras respuestas! :-)

miércoles, 28 de marzo de 2012

Traducir con "enchufe"... ¿o con contactos?



El pasado día 26 tuvo lugar una breve pero intensa charla de antiguos alumnos de la facultad de Traducción de Salamanca en el contexto de Orientación Profesional para los de cuarto y al que, por qué no, también nos apuntamos algunos de tercero.

El interés de esta charla residía principalmente en ver cómo estudiantes "como nosotros" se han hecho un hueco en el mundo laboral y cuál fue el primer paso que tuvieron que dar para llegar a donde están hoy. En resumen, qué hacer al acabar la carrera. Se podía sentir en el ambiente las ansias por saber cómo actuar, cómo moverse, etc (especialmente en los del último curso).

Todos ellos hicieron hincapié en la importancia de "cuidar y mimar las relaciones con compañeros y clientes". Fidelizar, boca a boca, marketing, contactos... todo se mezcla con el único objetivo de acabar teniendo trabajo a fin de mes (hablo de los autónomos, claro).

Esto, sumado a conversaciones varias que he tenido con gente fuera del mundo traductoril, me han hecho plantearme una cuestión abstracta pero que, desde mi punto de vista, puede ser interesante: ¿dónde acaban los contactos y empieza el enchufe? ¿Existe este último en el ámbito traductoril, o todo se reduce a puro compañerismo? ¿Se puede comer a fin de mes como traductor solo registrándose en listas de distribución y foros, sin "contactos"? ¿Qué primeros pasos seguisteis vosotros nada más terminar la carrera?

Mi opinión personal es que el ámbito de la traducción no conoce de "enchufismos", en el sentido de que no "te meten" en una empresa por ser amigo de, sino por demostrar mediante pruebas de traducción tus capacidades lingüísticas. Si te "enchufan" y luego no vales, serás el primero en ser despedido. Yo lo veo bastante claro, aunque también veo claro que eso se tendría que aplicar a todos los ámbitos laborales y no ocurre así, así que quizá haya algo más que hablar sobre esto.

Como veis, solo planteo preguntas y ninguna respuesta concreta. La razón es que, como acostumbro, espero vuestros puntos de vista y experiencias (no hace falta que sean profesionales, los estudiantes también pueden opinar) para debatir sobre el tema.

Se abre la veda, traductores.

martes, 27 de marzo de 2012

¡Traducción en Salamanca ofertará japonés como lengua C!


ATENCIÓN: he contactado con Carlos Fortea, el decano de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Salamanca para consultarle la duda de si era lengua B o C lo que ofertarán y me ha confirmado vuestras sospechas: será LENGUA C.

Dejo aquí una noticia que no ha tenido demasiada repercusión pero quizá debería tenerla. Se publicó el otro día en el Tribuna Universitaria, entre otros, y para los que no son de aquí puede ser una información interesante.


"La Facultad de Traducción y Documentación va a ampliar su oferta formativa con la enseñanza de japonés como segunda lengua dentro de la titulación de grado de Traducción. Siempre que reciba a tiempo la correspondiente aprobación de la Agencia de Calidad de Castilla y León, el Consejo de Gobierno aprobó la pasada semana la modificación de los planes de estudio necesaria para poder impartir esta nueva materia a partir del próximo curso." Fuente


Me parece un importante paso para ampliar la oferta de lenguas C (recordemos que ahora "solo" se puede elegir entre inglés, francés y alemán). Son muchos los alumnos que estudian japonés (en el centro hispano-japonés o cursando alguna asignatura de filología), y este nuevo paso abre las puertas a aquellos interesados en dedicarse profesionalmente a esta lengua. Además, atraerá a muchos estudiantes extranjeros que dominen este idioma, con el "único" requisito de que tengan un nivel de español casi perfecto.

Como dice la noticia, está pendiente de ser aprobado, pero si no es este año, me imagino que será el siguiente. Me gustaría darle difusión para que se entere el mayor número de gente posible

Si RT y Share, mejor :-)


domingo, 25 de marzo de 2012

#Fun4all -> UAB 22-23 marzo 2012

Se acabó lo que se daba... Game over! ...


En esta entrada no voy a tratar de las jornadas desde un punto de vista profesional porque no podría aportar suficiente información (aquí os dejo un documento que se ha creado con todos los tweets sobre el #Fun4all). La mayor parte de las ponencias han sido bastante especializadas (a veces demasiado) para alguien que nunca ha estudiado localización, por ejemplo. Sin embargo, han sido esclarecedoras entre otras cosas para hacerse una idea de qué elementos rodean el día a día de un traductor de videojuegos y de mundos virtuales varios.

Por ello, recomiendo (a los que aún no se hayan atrevido a dar el paso) acudir a todas las conferencias que puedan para así hacerse una idea de cómo es ser X tipo de traductor y poco a poco ir aclarándose las ideas para que, en el momento de elegir un camino, sepamos lo que estamos haciendo (dónde nos metemos, vamos).

Desde el punto de vista personal, esta ha sido una experiencia inolvidable y preciosa por diferentes razones. Me he sentido "como en casa" prácticamente desde el momento en el que os conocí el miércoles a las 18.30 en el Café Zurich :) Tenía muchas ganas de "desvirtualizar" (término que he aprendido en este viaje) a Eugenia, creadora del foro de traducción en el que tanto he participado, a Jordi (gracias de nuevo por la organización), a Olli Carreira (te debo unas croquetas), a Curri (¡peligro, billete de metro!), a Nieves y a Jenny (sois un cielo), a Pablo (¡qué decirte...!), y muchos más.

He conocido también a gente genial fuera del ámbito blogosferil, pero habéis sido tantos que prefiero no empezar a mencionaros por miedo a que se me olvide alguno. ¡Perdonadme! Vosotros sabéis quiénes sois :-)

Con este tipo de encuentros una se da cuenta de algo que ya debería saber de antemano: detrás de cada blog y de cada twitter hay una persona "real" de carne y hueso (xD) con una vida mucho más allá de lo que podemos leer por internet, y esta es otra razón por la que merece la pena acudir a este tipo de encuentros.

Hacía mucho tiempo que no me sentía parte de un grupo al que realmente perteneciera y en el que estuviera tan cómoda. Desde luego, he sentido que soy parte de algo más que Traducir &Co ;). Me habéis parecido todos gente maravillosa con la que realmente he disfrutado tanto fuera como dentro de las conferencias, aunque, "por alguna razón", se me ha hecho bastante corto.

Espero veros de nuevo pronto. ¡No puedo esperar!
Estamos en contacto :)

EDIT: Eugenia Arrés condensa todo lo que se publique sobre el #Fun4all en su blog, en esta entrada.

domingo, 11 de marzo de 2012

Hambre



Estoy segura de que todos los que ahora me leéis habéis tenido esta sensación muchas veces... por no decir a diario. Si no, deseo que sintáis ... hambre.
No todos, por no decir casi nadie, puede decir que lleva sin comer X horas porque se ha enfrascado en su trabajo. Porque le gusta tanto lo que está haciendo que el tiempo se pasa volando; no se ha dado cuenta de que ha anochecido; no ha oído los ruidos del vecino; no ha escuchado lo que decían en la radio; no ha notado que tiene las gafas sucias; no ha echado en falta parpadear; no se ha movido de la silla durante horas. No todo el mundo tiene ... el placer de traducir (que, por cierto, es el nombre de un blog).
Decidle a cualquiera que ya habéis terminado un encargo pero seguís buscando información acerca de lo que acabáis de traducir por mera curiosidad. Decidle que hoy no habéis aprendido una, sino veinte palabras nuevas antes de acostaros. Decidle que habéis leído sobre cosas que sólo los especialistas saben (porque nadie no especialista se ha parado a pensar que eso está ahí). Decidle que disfrutáis trabajando, y que deseáis que amanezca de nuevo para volver a sumergiros y nadar en vuestras propias preguntas. Decidle que tenéis hambre, hambre de más.
Decídselo y veréis.
—“¿Soñador?” — Preguntarán.
—No, traductor— responderás.

Y vosotros, ¿cuándo fue la última vez que tuvisteis hambre?

(Entrada inspirada por la alegría que este muchacho ha transmitido en su blog :-) y después de estar 12 horas delante de la pantalla traduciendo).

miércoles, 7 de marzo de 2012

Ser traductora sin título de inglés (¿?¡!)


¡Hola una vez más!
Hoy me gustaría saber vuestra opinión sobre los títulos oficiales de inglés.

Para acceder a la facultad de Traducción de Salamanca se pide el equivalente a un Proficiency, aunque no el "papel" físico. A un año y medio de acabar la carrera, me doy cuenta de que... ¡no tengo ningún título que certifique mi nivel! Prepararse en una academia requiere constancia, dinero y tiempo, y para ello es mejor tener claro a qué convocatoria del examen presentarse para así organizarse los contenidos.

No obstante, soy consciente de que terminar una carrera como esta sin un título de inglés es cuanto menos, irónico...¿o no lo es? Nunca he estado en la Escuela Oficial de Idiomas, ni tengo un título inferior... ¿es una locura terminar Traducción sin un título bajo el brazo? El hecho de que en el CV mi nivel de idioma (tanto inglés como francés) sea un "self-assessment" de un C2 y B2 es poco "profesional" para una (futura) traductora.

Me imagino que sí, pero... ¿Es importante estar en posesión de un título para atraer a un cliente? De ser así, ¿hay alguno que tenga "más valor" que otro? Entre el CPE (Certificate Proficiency of English) de Cambridge y el TOEFL, tengo entendido que la principal diferencia es que el primero no caduca (lo cual tiene sus pros y sus contras también) mientras que el segundo lo hace en dos años. ¿Cuál tenéis (¡si tenéis!) y por qué habéis elegido ese? ¿Cómo os lo preparasteis? ¿Os lo piden? ¿No lo piden pero "es mejor" tenerlo?

Respecto a la EOI... si aseguran que todos los traductores acaban teniendo clientes extranjeros antes o después... ¿de qué le sirve a ese cliente si tenemos la EOI, si eso en su país ni existe ni tiene validez?

¿Me ayudáis a aclararme un poco?
¡Gracias por adelantado!

sábado, 3 de marzo de 2012

No hay crisis (dentro de mí)

Después de consultar con la almohada y tener el apoyo de muchos blogueros que me han pedido que resuba esta entrada (en pro de la libertad de expresión), he decidido volverla a publicar, modificando aquellas partes que, por alguna razón, pudieran haberse malinterpretado hasta el punto de resultar ofensivas. Aquellos que me conocen saben que mi intención no es otra que criticar un comportamiento con el que no estoy en absoluto de acuerdo: el del pasotismo en las aulas. Punto.

Llevaba tiempo pensando en escribir esta entrada pero no sabía cómo moldearla exactamente. A raíz de leer este artículo tan genial, me he decidido.

Últimamente no hago más que ver caras largas, quejas, pesimismo...todo originado por la crisis, dicen. Sin embargo, lo curioso es que son pocos los que hacen algo por arreglarlo o evitarlo a título individual en el ámbito universitario. Oigo frases tipo "ya si eso cuando termine, busco".

Señores, se nota que estamos en un país en el que el 90% de las veces son los papis los que nos pagan la carrera... Me gustaría ver cuántos esperarían al último día de junio si tuvieran que pagarse ellos los estudios. ¡O si estuviéramos en Estados Unidos pagando miles y miles de dólares cada semestre!

No sabemos lo que tenemos. Desde el instituto nos dejamos llevar como si fuesemos caballos con orejeras siguiendo la corriente. ¿Que todo el mundo va a la universidad? Yo también. ¿Para qué plantearme qué es lo que realmente quiero? Da igual. Me meto a filología inglesa si me gusta la asignatura de inglés (y solo el inglés, ningún interés cultural más allá) o a informática si me gusta pasarme las horas jugando a videojuegos. ¡Eso es criterio, señores! Para los que no están seguros, ¿no será mejor esperar un añito y ponerse a hacer algo productivo y de tu agrado? ¿Algo que te ayude a darte cuenta de lo que realmente te gusta, en vez de meterse a lo loco en "cualquier lado"?

Además de que aquellos que están en una carrera que no les gusta están perdiendo un valioso tiempo, crean un ambiente incómodo a los compañeros que sí desean con todas sus fuerzas estar donde estamos. ¿Habéis oído hablar de la gente tóxica? Pues igual de "contagioso" es ser positivo. :-)

Las universidades "vomitan" miles de licenciados cada año. Muchos de los que no encuentran trabajo siguen siendo chavales/as de instituto que han estado 4 años disfrutando de una vida de película, han hecho un erasmus (orgasmus), y ya por fin pueden presumir de ser universitarios. Sin ahondar en lo infantil que resulta esta actitud, quiero centrarme en la excusa que tantos usan como escudo: la impepinable crisis económica.

Serán muchos los que al salir se quejen de que "no hay trabajo", echando siempre las culpas a causas ajenas y no dándose cuenta de que puede ser ni más ni menos que una consecuencia inevitable del pasotismo que han demostrado durante su carrera. ¡PERSIGUE LO QUE QUIERES! (El problema es saber qué quieres, sí, así que DEDICA TIEMPO a descubrirlo).

Ojo, no estoy diciendo que el que no encuentre trabajo es porque no quiere, estoy centrándome en los que se quejan de ser víctimas de un momento económico duro, cuando ni siquiera se han esforzado en intentar buscar.

¡Señores! Que te promocionen es posible. Que te suban el sueldo es posible. Que te halaguen es posible. Que te guste tu trabajo es posible. SER FELIZ TRABAJANDO ES POSIBLE. Pero para llegar a eso hay que esforzarse, y no hay mejor momento que ahora, cuando las únicas preocupaciones que tenemos son de profesores carcas o asignaturas aburridas. A todos nos inunda alguna vez la sensación de abatimiento, pero tenemos que reponernos e intentar hacer lo que esté en nuestras manos para darlo todo de nosotros.

Nos echamos las manos a la cabeza con los ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan), pero no son menos vagos (aunque en otro nivel) los que no se preocupan por cuál será el resultado de sus estudios, a qué se quieren dedicar... Sueño con el día en el que la gente sea positiva, tenga proyectos, inquietudes, ambiciones...y luche, se emocione y se desviva por ellas.

Actualmente vivimos en una especie de círculo vicioso en el que participan muchos de los que nos rodean:

Sales del instituto > te metes a X carrera > no te gusta pero te quedas > pasotismo > quieres trabajo > aceptas trabajar "de lo que sea" para ganar un dinero > conoces pareja > compartes piso > tienes gastos: no puedes "permitirte el lujo" de buscar otro empleo > tienes hijos > estás a disgusto en tu trabajo > > hijo desmotivado para estudiar > cero inquietudes > instituto > entra en X carrera > ...

Si os dais cuenta, llegar a conformarse con lo primero que uno encuentre es más fácil de lo que pudiera parecer. Y lo que durante la carrera fue una opción que descartaste (dedicar tiempo a moverte y a buscar), se convierte años después en un lujo que no te puedes permitir.

¡Hay que moverse YA!
¡ÁNIMO! :-)