miércoles, 23 de octubre de 2013

La imperiosa necesidad de tener un blog y ser visible

No es obligatorio ser visible
Dicen que este es uno de los temas más trillados, pero, como siempre, yo opino que no importa cuánto lo hayan hablado otros si uno no ha expresado su opinión. De la necesidad o no necesidad de estar presente en Internet y en las redes sociales se lleva hablando mucho tiempo y la única verdad es que no existe una verdad.

Comentaba en mi última entrada lo que yo considero que es la "guinda" de un buen CV: que, si te "googlean", te encuentren. A raíz de esa entrada algunos comentarios dejaban caer lo que ya tanto se ha discutido: ¿es realmente necesario estar ahí para quien te busque? ¿Acaso no somos minoría los que estamos presentes en Internet y el resto sigue recibiendo trabajo igualmente? De nuevo, es una cuestión de gustos: hay quien está dispuesto a "sacrificar" su anonimato a cambio de que aparezca su web o blog cuando alguien teclee tu nombre en Internet y, otros, ni siquiera consideramos que hacerlo sea "sacrificar" nada, porque lo hacemos, literalmente, porque queremos.

Con el tema de tener un blog ocurre lo mismo: hace poco leí a quien opinaba que a los estudiantes les estaban haciendo obsesionarse con la necesidad de ser visibles y tener blogs. La verdad es que no estoy para nada de acuerdo porque, el menos en mi facultad, no se daba mayor importancia a ser o no visible y, de hecho, la "rara" era yo por tener un blog. 

Sin embargo, hará cosa de una semana una chica me pidió consejo sobre cómo crearse uno porque en clase se lo habían mandado como tarea. Me hizo pensar si el profesor que impone algo así tiene idea de lo que se necesita para mantener un blog con contenido actualizado, medianamente interesante, original, etc. ¿Se puede evaluar que un alumno se cree un blog? ¿En función de qué? ¿Qué busca el docente? Contenidos no, desde luego, que es la base de cualquier blog. Para mí esta es una manera poco afortunada de animar a los alumnos a adentrarse en el mundo 2.0. De hecho, pueden llegarle a coger manía si se les impone de esta manera, como si fuese una necesidad. Es como obligar a un matemático a escribir un diario escrito en verso como parte de la asignatura de Literatura. Hay a quien le gusta la idea y hay a quien no. Hay quien quiere y hay quien no. Hay quien sabe y hay quien no. Y eso no significa nada.
Este es Pepe: ha decidido ser invisible
y es feliz

A veces me han preguntado qué razones me llevaron a abrir un blog y escribir tanto. Para responder a esa pregunta, primero hice una criba para no prestar atención a quien ocultaba tras su pregunta una mezcla de crítica y envidia. A continuación, respondí con sinceridad a aquellos pocos que quedaron: si no escribía en un blog, iba a escribir en documentos sueltos cuantas reflexiones o dudas se me iban pasando por la cabeza. Siempre he sido de preguntármelo todo y de no callármelo y, si a eso le sumas el amor por la escritura y muchos años presente en foros de Internet donde cogí el gustillo a la vena "debate", el resultado es que qué mejor que un blog para esta pobrecita habladora. Sin embargo, estas son circunstancias personales que no se cumplen (ni se tienen que cumplir) en otros casos. Cada uno es dueño de sus decisiones y no las hay mejores ni peores. Solo diferentes.

En resumen, mi opinión sobre el tema es:

  • NO es necesario tener un blog (si no quieres)
  • NO es necesario estar en las redes (si no quieres)
  • NO es necesario ser visible (si no quieres)
Ser visible significa, literalmente, que te ven, no que seas mejor profesional. Si decides ser visible, que sea porque lo hayas valorado y te apetezca, no porque te digan que "conviene"; en ese caso, no lo harás "de corazón" y quizá te salga el tiro por la culata (escribir con desgana, solo compartir contenidos de otros, dejar LinkedIn a medias, etc.).


domingo, 6 de octubre de 2013

La guinda de un buen currículum

Últimamente sois muchos los que os estáis poniendo en contacto conmigo para preguntarme por plantillas creativas para redactar vuestro CV. Como siempre os digo, poner en Google palabras como "CV creative template" os dará miles de resultados interesantes (algunos de pago, como el mío, pero merece la pena).

Y hablando de Google. Hoy vengo a ahondar más en un tema muy machacado, el del currículum, para recordaros algo obvio que muchos olvidan a veces. De hecho, se podría decir que esta entrada es aplicable a cualquier profesión. La premisa de mi entrada es: Por muy bonito que sea tu CV, lo más importante es que, al teclear vuestro nombre en Google, aparezca algo. Relevante.


Un día hice la prueba con una amiga, hablando de este tema, porque me decía que no encontraba trabajo. Hablando me di cuenta de no había contemplado la importancia de estar presente en Google, el buscador de los buscadores, así que le invité a hacer una prueba que hoy os invito a hacer a vosotros:



Teclead vuestro nombre completo en Google.
Sin comillas, tal cual.
Como lo buscaría cualquier futuro empleador.
¿Qué te sale?


A mi amiga le salió la esquela de una señora de un pueblo de Ávila que se apellidaba como ella. Su cara era un poema. Le dije que ahora probara a teclear mi nombre, y se sorprendió al ver lo que aparecía:



LinkedIn, blog, Twitter, Facebook y About.me

Si bien es cierto que no todo el mundo tiene el tiempo ni las ganas de tener todos estos perfiles, hoy os traigo razones por las que me parece más que conveniente "estar ahí". Si yo tuviera que contratar a alguien, sin duda teclearía su nombre en Google y, si no me aparece nada, quizá lo descarte y busque al siguiente de la lista. Sin embargo, si aparece tu nombre, tu profesión y algo sobre ti, ya te estás diferenciando del resto. Y si no, poneros en el lugar de una persona que busca a un profesional de X disciplina, tiene 200 CV encima de la mesa, muchos de ellos con aspirantes con los mismos estudios y experiencia.

Tener presencia en Internet es una forma de...
  • Suplir la falta de experiencia (porque puedes llamar la atención, demostrar tu creatividad, tu forma de "venderte", tu interés por darte a conocer)
  • Demostrar que estás "al día" y te has tomado el tiempo necesario para crear un perfil
  • Ponérselo fácil a quien te busque. ("Si me buscas, me vas a encontrar")
  • Tener un CV actualizado a tiempo real
Estaréis de acuerdo conmigo en que estas son razones de sobra para, al menos, pensárselo. Si esta entrada te ha convencido (me ha sorprendido ver que muchos de los no traductores que conozco no habían reparado en utilizar las redes como medio para darse a conocer), ¡quizá te interese este enlace donde hablo de cómo mejorar la presencia en Internet dirigida a traductores pero también aplicable a los que no lo son!

En definitiva, ¡el complemento perfecto a un buen currículum es aparecer en Internet!