miércoles, 22 de enero de 2014

¡Traducir&Co cumple dos años!

Con V de... ¡2!
Una entradita anecdótica para celebrar que... ¡el blog cumple dos años!

Como se suele decir, "parece que fue ayer" cuando se me ocurrió la idea de crear este blog, así, en el sofá, con el objetivo de poder dar rienda suelta a la tecla y a mis pensamientos y dudas sobre el sector. En este tiempo ha ido tomando forma hasta convertirse en una "plataforma" de la que, tengo que admitir, me siento muy orgullosa. Lo cierto es que no se puede decir que sea un reflejo de todo lo que se me pasa por la mente, ya que eso colapsaría cualquier red existente, pero es una buena (y ordenada, menos mal) muestra.

Como dato y para que os hagáis una idea de qué es lo que más visita la gente cuando entra en Traducir&Co, os dejo una estadística de las entradas más populares "de todos los tiempos", o sea, de estos dos años:

 
El reflejo del número de visitas también se ha traducido (¡Ja!) en un aumento importante de seguidores de Twitter. Para muestra un botón:
 
 

¡También parece que fue ayer cuando figuraba en el número 49 de los 100 traductores tuiteros que debes seguir, cuando tenía 550 seguidores!

En definitiva, dos años muy productivos en cuanto a cantidad (y espero que calidad) de contenidos. ¡Y más de 253.000 visitas! Todo un éxito ahora que ya parece haber pasado aquella explosión de blogs de traducción, allá por marzo de 2012 (qué gran mes :)) y que se ha tranquilizado la versión 2.0 de esta profesión nuestra.

¿Qué ocurrirá en los próximos dos años? ¡Lo veremos!
Hasta pronto y gracias por vuestra participación (activa o pasiva).

jueves, 9 de enero de 2014

Entrevista a Ivars Barzdevics, traductor de Dragon Ball


Qué mejor manera de comenzar la tanda de entrevistas de 2014 que con una...
¡al traductor de Dragon Ball!
Se llama Ivars Barzdevics y tuve la oportunidad de escucharle y charlar con él
en Sevilla, durante el multitudinario evento Mangafest


(De izquierda a derecha, 
Ángeles Neira (voz de Krilín y directora de doblaje de Dragon Ball y Dragon Ball Z), Ivars Barzdevics (traductor de Dragon Ball GT, películas y 21 episodios de Dragon Ball Z), Nonia de la Gala (voz de Bulma), Jorge Tomé (voz del NarradorKami SamaMr. Satán y Babidí), David Arnaiz (voz de Yamcha) y Alberto Hidalgo (voz de VegetaUmigame y el General Blue)

Los pasados días 22, 23 y 24 de noviembre se celebró en Sevilla la segunda edición del #Mangafest, un multitudinario evento por el que se calcula que pasaron el día 23 (el más concurrido) unas 30 000 personas. El evento empezó con una interesantísima mesa redonda en la que participaron unos invitados muy especiales tanto para los amantes del manga como para los amantes de la traducción. Ivars Barzdevics participó en esta y en otra mesa redonda junto con Eugenia Arrés, Nieves Gamonal y Pablo Muñoz para hablar de la traducción audiovisual y de videojuegos y ha tenido la amabilidad de concederme esta entrevista en la que nos hablará sobre su experiencia como traductor de Dragon Ball. Podéis comprobar la multitud de películas que ha traducido en esta página.
¡Allá vamos!


¿Estudiaste para ser traductor o quizá tenías otra profesión antes y la traducción se cruzó en tu camino? 

Estudié en la EUTI de la Universidad de Granada. Aunque hice la especialidad de Interpretación, terminé en febrero de 1990, ese mismo año me ofrecieron traducir la película “The Challenge” que sería la primera que hice. En la actualidad compagino la TAV con la enseñanza del inglés y la interpretación para estudios de mercado.

¿Qué has traducido exactamente de Dragon Ball?
Fueron 21 episodios de Dragon Ball Z (creo que fue desde el 147), toda la serie Dragon Ball GT, unos 18 mediometrajes o especiales para televisión y, más recientemente, el largometraje “Dragon Ball Evolution”.

¿Cuál fue el desafío más importante al que te enfrentaste durante el proceso de traducción?
El audio venía en japonés, un idioma que desconozco, y, como referencia tuve que usar traducciones al inglés procedentes del japonés, del francés o del gallego (que a su vez no sé si procedían del japonés o del inglés). En fin, un verdadero caos. Además, yo no conocía para nada esta serie así que no estaba familiarizado con ella. Y como por aquel entonces no había Internet era imposible documentarse.

¿Qué es lo que recuerdas con mayor (y menor) cariño durante tu época de traductor de Dragon Ball?
Recuerdo la cantidad de diálogo que tuve que inventarme ya que la longitud de las frases en la traducción del inglés no coincidía para nada con lo que decían los personajes. Tenía que dar por buena la traducción, pero a veces no se correspondía en absoluto con la imagen así que si la duda era muy grande, cambiaba los diálogos. Y recuerdo con especial cariño el ambiente en la sala de doblaje. Por aquel entonces había que ir a recoger al estudio las cintas en VHS (no había sitios FTP) y siempre me pasaba a saludar y a ver qué hacían los actores. (Algo que recomiendo a todos los que se quieran iniciar en la TAV). Éramos muy jóvenes, el doblaje en Andalucía prácticamente acababa de nacer y aquello fue una gran escuela para incontables actores y actrices.

¿Estabas preparado para la repercusión que tuvo después? ¿Cómo te sentiste al ir dándote cuenta de la magnitud?
No tenía ni idea. A nosotros sólo nos dijeron que era una serie japonesa de dibujitos y lo hicimos lo mejor que pudimos dadas la circunstancias. Por supuesto, jamás pudimos imaginarnos que tendría la repercusión que tuvo. Ahora sigo sin salir de mi asombro.

¿Habrías cambiado algo, si hubieras sabido el gran éxito de la serie? 
Si hubiera contado con los medios que tengo ahora, sin duda habría sido muy diferente. Ahora hay cientos de lugares en la web en los que documentarse. De hecho, cuando en 2008 traduje “Dragon Ball Evolution” contacté con varias páginas dedicadas a esta serie y pedí y recibí ayuda para resolver mis dudas. 

¿Por qué se tradujo Kame Hame Ha por “Onda vital”? 
No lo sé. Ya en las traducciones de episodios anteriores se había traducido así, por lo que tuvimos que mantenerlo. Como broma, yo seguía poniendo “Kame Hame Ha” en los guiones aunque los distintos directores lo cambiaban siempre por “Onda vital”. Habría que preguntarle a los primeros traductores el motivo de ese cambio. Sin embargo, cuando hice “Dragon Ball Evolution” pedí expresamente al estudio que lo dobló que se dijera “Kame Hame Ha” y así lo hicieron. Y aquello me costó otra avalancha de críticas por parte muchos fans que preferían que se siguiera llamando “Onda vital”. Otro ejemplo más de que es imposible satisfacer a todo el mundo.

¿Te encargas también de todo el material que se va lanzando? Si no, ¿
estáis en contacto el resto de traductores y tú? ¿Cómo se garantía la coherencia de la terminología?
No. De esto no sé nada. Sí te diré que cuando traduje la serie “Los Hoobs”, sí mantuve correspondencia con el traductor al catalán para evitar incoherencias entre ambas versiones. 

¿Ha sido la de DB la traducción de tu vida?
En cuanto al resultado, evidentemente no estoy satisfecho. Pero reconozco que a nivel popular es la que más repercusión ha tenido en mi vida (Aunque hay por ahí un par de fans locos que han amenazado con quitármela. Ja, ja.)

Si hubieras tenido a tu disposición las nuevas tecnologías de las que disfrutamos hoy en día, ¿en qué habría cambiado el proceso de traducción? Habría podido conocer mejor la historia, los nombres de los personajes (y su significado) y habría recurrido a las redes sociales para resolver dudas. Finalmente quisiera invitar a todos los interesados en el tema del doblaje de Dragon Ball a que visiten esta página de El Doblaje en Andalucía en la que encontrarán muchísima información sobre el tema. 

¡Gracias, Ivars, por esta entrevista!

lunes, 6 de enero de 2014

Por qué decidí vender mi Mac y volver a Windows


Hace seis meses que escribí esta entrada sobre los pros y contras de tener un Mac siendo traductor. Por aquel entonces ya me estaba empezando a dar cuenta de que pasarse a Apple quizá no había sido tan buena idea como pensaba en un principio. Pues bien, hace unos días "me rendí" después de darle casi dos años de oportunidades a mi MacBook Pro. Es un buen equipo, pero no es para mí. Me dijeron que me despidiera para siempre de Windows si algún día decidía dar el "gran salto", pero no ha sido así. Vuelvo a Windows.

¿Por qué?
  • No he sido capaz de acostumbrarme a los atajos, fundamentales para mí.
  • Después de trabajar cada día 8 horas con Windows, volver a casa y no dar una (o tardar el triple para cosas básicas, como controlar la estructura de carpetas) ha podido conmigo.
  • Lo que me llevó a comprarme un Mac (duración de la batería, teclado retroiluminado y peso) ya lo ha conseguido Windows, y mejor (en el sentido de precio).
  • Necesito Windows para los programas TAO. El emulador me ralentizaba todo muchísimo y la partición no la contemplaba por la misma razón.


Por todo esto, un día antes de acabar el 2013 vendí mi Mac Book Pro de 13 pulgadas. Por suerte, saqué lo que pedía (750 euros) el primer día de publicar el anuncio después de consultar el rango de precios que podía pedir en páginas tipo Segundamano.es o Mac2Sell, como me recomendó @angeldominguez. Y de hecho, la persona a la que se lo vendí (en persona, para más inri) resultó ser otra bloguera, diseñadora gráfica amante de la fotografía y antigua estudiante de traducción. ¡Muy interesante!

Mi consejo si estáis pensando en comprar un ordenador es que os informéis debidamente antes. Yo creí haberme informado, pero resultó que había estado comparando características (que si memoria, que si batería, que si...) y al final no había dedicado suficiente atención a lo realmente importante: PARA QUÉ lo iba a utilizar. Aunque ya haya pasado la época universitaria en la que utilizaba TAO a diario y necesitaba prestaciones Windows para ciertas tareas, considero que si después de dos años no he logrado adaptarme a un Mac, ya no lo haré, y por eso quiero volver a los orígenes. Si mi sino hubiera sido el diseño gráfico, la edición de vídeo o de sonido, probablemente no habría habido mejor opción, pero no lo es.

Por todo esto, ya estoy esperando ansiosa a que me llegue mi Sony Vaio, recomendado por @jordibal. Gracias a un ofertón (el ordenador está "reacondicionado", es decir, que alguien lo ha devuelto pero está como nuevo aunque no lo pueden ya vender al precio original). Quizá en alguna entrada cuente mi experiencia con Windows 8 y seguramente encuentre pegas, pero a día de hoy creo que no serán mayores que las que "sufrí" con mi Mac. Después de todo, me cambié de ordenador en su momento por el tema prestaciones, pero yo estaba muy contenta con Windows.