sábado, 14 de junio de 2014

5 consejos para enfrentarse al mundo laboral al terminar la carrera

Fuente original

Una promoción más, ha llegado el momento de enfrentarse a la realidad laboral.

¡Pero si tú te graduaste hace un año, Merche! Lo sé, lo sé, pero, precisamente por eso, en este tiempo he podido comprobar que unas actitudes son más acertadas que otras a la hora de enfrentarse a la realidad laboral. En este tiempo, ya habréis tomado ciertas decisiones que habrán marcado vuestra trayectoria, pero ahora la cosa se pone seria y, por eso, aquí van algunos consejos o ideas sobre el tema que, si bien son muy básicos, no conviene perderlos de vista:
 

  • Sé humilde: Suena a tópico, pero cuando uno sale de la carrera es inevitable la sensación de querer comerse el mundo. Hasta ahí ninguna objeción (¡que también tenemos derecho a presumir de título, que nos lo hemos currado!), el problema viene cuando, en algunos casos, el flamante recién licenciado adopta la postura de "a mí nadie me tose" creyendo que, aunque no tenga experiencia, sabe lo que se cuece (o mejor dicho, lo que dicen que se cuece, porque no lo ha comprobado por sí mismo) porque se ha estado informando (¡Bien! Te has movido antes de acabar la carrera, pero no te subas a la parra, que esto acaba de empezar...). Esta actitud acarrea inevitablemente un choque con la realidad, donde nadie ha estado esperando tu llegada ni se te va a recibir con los brazos abiertos porque sí.

  • Prepárate para cometer errores: Un buen ejemplo de esto es el programa Masterchef, donde se elige a unos por ser mejores que otros, lo cual no quiere decir que sean los mejores. Es habitual ver agachar las orejas a los concursantes cuando reciben críticas o se les dice que el resultado no es bueno, que le queda mucho camino por recorrer, etc. Hay que ser capaz de admitir los errores propios, buscar el origen e intentar ponerles solución (aunque a veces hay que cometer varias veces el mismo para aprender, pero esto entra dentro del proceso de aprendizaje, no debe interpretarse como dejadez).

  • Abre tus miras: En la carrera se suele escuchar mucho aquello de "a mí déjame en paz de traducciones X" (médicas, jurídicas o técnicas, las que más rabia te den). En la realidad, debes estar preparado para enfrentarte a lo que te venga, porque es muy posible que, incluso si te especializas y te vendes como traductor de cierta disciplina, te toque abordar otro tipo de textos para ganarte las primeras hornadas de pan. Esto es así, y no debes tomártelo como que te estás desviando de lo que realmente te gusta. Los principios no son más que eso, principios. Ya tendrás tiempo de ir moldeando tu carrera a tu gusto, lo importante es "meter la cabeza" en el sector. Por supuesto, esto no implica que te lances a aceptar cualquier encargo si no te ves capacitado o que aceptes cualquier proyecto por el mero hecho de traducir.

  • Piensa en el "para qué" de tus decisiones sobre formación. Aunque dé pereza (o vértigo) pensar a largo plazo, si decides seguir formándote tienes que tener en mente para qué te servirá la decisión que tomes (llámese máster, curso, intercambio...). Si lo haces únicamente por "adornar" tu CV de recién licenciado y parecer más profesional de cara a un cliente o empleador, más vale que inviertas ese tiempo y dinero en la búsqueda activa de trabajo, porque la experiencia cuenta muchísimo más que la formación y es probable que, en el tiempo que le dedicarías a ese curso o máster, pudieras haber conseguido algún encargo o establecido algún contacto.

    Con el dinero pasa lo mismo: si dispones de 3000 euros para estudiar un máster y no estás seguro del objetivo de cursarlo, invierte ese dinero en intentar encontrar tu camino para desplazarte y hacer contactos en eventos, para crearte una buena identidad corporativa o, simplemente, para vivir día a día en lo que consigues algo. Podrás vivir varios meses mientras buscas y encuentras tu sitio.

  • Prioriza: distingue entre "plan B" y "otra meta". Una cosa es buscar algún trabajillo "mientras tanto" y otra distinta empezar a estudiar otra disciplina diferente "para no cerrarte puertas" y "hacer algo útil en lo que encuentro algo". No confundas "compaginar" traducción y otra rama (enseñanza, por ejemplo) con restarle tiempo a la búsqueda de trabajo en traducción por impaciencia en la obtención de resultados. Por supuesto, hablo en general, no de los casos en los que se necesita ganar dinero cuanto antes por X motivo. 


Se acabó lo que se daba. Welcome to the real world.

    Saludos desde Madrid y... ¡a por todas!

domingo, 1 de junio de 2014

Máster Universitario en Traducción y Mediación Intercultural de la Universidad de Salamanca

Fuente

La Universidad de Salamanca ofrece un Máster oficial en Traducción y Mediación Intercultural que, aunque a menudo pasa bastante desapercibido dentro de la amplia oferta de másteres en esta disciplina, se encuentra entre los que destaca el periódico El Mundo en el ámbito de la traducción y la edición.

En esta entrada, aprovechando que una antigua compañera lo está cursando, quiero ofreceros algo de información sobre estos estudios, sobre los que encontraréis más detalles en la página oficial. No obstante, siempre es agradable leer opiniones y datos de primera mano.

Irene Rodríguez Arcos es recién licenciada en Traducción e Interpretación por la USAL, con intereses laborales en la traducción y la docencia a nivel universitario, sin descartar otro tipo de salidas laborales para seguir traduciendo de forma activa. Ante la posibilidad de seguir en el mundo académico, para una posible tesis se plantea trabajar con traducción y publicidad.

 
  • ¿Por qué el Máster Universitario en Traducción y Mediación Intercultural? ¿Nos puedes dar algunos datos prácticos sobre él?

    "Después de pedir becas de auxiliar de conversación y no ser seleccionada, me planteo hacer un máster para poder acceder a un doctorado. ¿Pero qué máster? Decido que quiero quedarme en mi facultad para, en primer lugar, poder compaginarlo con una beca de colaboración docente (orientada a nuevas tecnologías y herramientas TAO); y en segundo lugar, para hacer un TFM que sirva de introducción o germen de una futura tesis orientada por unos profesores en concreto.

    Hablamos de un máster de unos 2600 euros para el que, si eres licenciado/graduado en Traducción e Interpretación (aunque no vengas necesariamente de la USAL), no tienes que hacer prueba de acceso. Si no es así, hay pruebas escritas y orales (ofrecen la posibilidad de realizarlas a distancia con medios como Skype) que deben superarse para entrar. Hay unas 40 plazas (este año hemos sido treinta y tantos). En la web del máster se puede encontrar información más detallada y actualizada sobre este asunto en concreto y otros igualmente útiles sobre plazos de inscripción, plan de estudios, becas, etc.".


  • ¿Qué tipo de estudiante aprovecharía más el máster? (licenciados en Traducción, en otras disciplinas…)
    "El estudiante ideal para este máster es licenciado o graduado en filologías o carreras orientadas a las lenguas, pero sin conocimientos específicos de traducción. Se les enseñan los fundamentos para desenvolverse en el mundo laboral, aunque la práctica y el rodaje que tienen los licenciados de la carrera de Traducción es superior debido al tiempo dedicado y a la experiencia.

    Yo diría que no está pensado para licenciados en Traducción e Interpretación (al menos de la USAL), pero no por eso es menos aprovechable. Si se seleccionan asignaturas que no se hayan hecho en la carrera (y me refiero a las especializadas de la lengua C, que en la USAL al menos no se potencian) y prácticas que interesen, se puede sacar partido a la experiencia. Sí insisto en que los graduados en Traducción (de cualquier facultad) no deben cursar la asignatura general de “Fundamentos de Traducción” porque ya contamos con esa base.

    Por otro lado, es cierto que hay que coger algunas asignaturas que se hayan hecho ya para llegar a los 60 ECTS obligatorios de matrícula. De todos modos, aunque algunos contenidos se repiten, el enfoque es diferente y la exigencia es mayor. Estamos hablando de enseñanzas de posgrado".


    
    Fuente

  • ¿Es un máster más teórico que práctico?
    "Este máster combina la vertiente teórica y práctica casi a partes iguales, diría yo. Hay asignaturas teóricas de teoría de la traducción, de fundamentos de traducción, partes teóricas de las especializadas, etc.; y, por otro lado, prácticas y el TFM (que cada uno decide la orientación que le quiere dar, desde crítica de traducciones hasta neologismos)".

  • ¿Qué puertas te abre estudiarlo? ¿A qué tipo de salida crees que está orientado?"Depende de cada uno y de lo que haya escogido. A mí me interesaba hacer un buen TFM e ir calentando para la tesis, y es perfecto en ese sentido. La gente que quiera salir a traducir en agencias o de autónomos, puede hacerlo también. Al ser tan general, no cierra puertas".

  • ¿Es exclusivamente presencial, se puede compaginar con el trabajo…?"Es presencial y difícil de compaginar con un trabajo (aunque sea a tiempo parcial), ya que la carga de tareas es considerable. Este año las clases han ido de lunes a jueves, en un horario variable semanalmente entre las 4 y las 9 de la tarde. Las asignaturas son pequeñas (entre 3-4 ECTS), excepto las prácticas (6 ECTS) y el TFM (12 ECTS), por lo que hay pocas sesiones de cada una y no suelen durar más de un mes. A veces hay conferencias por la mañana de asistencia obligatoria. Hay que tener en cuenta que las clases acaban a finales de marzo-principios de abril y después se trabaja con las prácticas y el TFM. Esta última etapa no es presencial, pero hay tutorías regulares con los profesores (tanto para prácticas como para el TFM). Esto último ya depende de cómo lo haga cada uno".

  • ¿Te especializas en algún área concreta durante estos estudios?
    "No hay una especialización muy clara. Se puede elegir entre traducción jurídica, económica, editorial (literaria-medios de comunicación) y científico-técnica en inglés, francés y alemán, pero son muy cortas y no hay itinerarios definidos. La gente suele cursar un batiburrillo de especializadas".

  • ¿Te gustaría destacar algo más?

    "Entre otras cosas, en la facultad hay una beca de colaboración docente remunerada para aquellos interesados en la docencia y las herramientas TAO. Hay dos plazas al año, una para graduados de la carrera de Traducción e Interpretación y otra para los egresados del máster.

    La beca incluye, entre otras cosas, elaboración de material didáctico y manuales de herramientas TAO, impartición de seminarios en la facultad, manejo de la plataforma virtual, tutorías personalizadas con alumnos y asistencia a docentes respecto a valoración de futuras prácticas. Se aprende mucho y es una posible opción para compaginar con el doctorado para los que hayan terminado el máster en la USAL y estén con la tesis en esta facultad".




¡Gracias, Irene!


Nos leemos en la próxima entrada :)