jueves, 10 de marzo de 2016

#Testing: La importancia de testear las aplicaciones móviles

Además de traducir, nuestro perfil como expertos en el lenguaje nos sirve para desempeñar muchas otras tareas, como, por ejemplo, la del testeo. En esta entrada pondré algunos ejemplos con los que me he ido encontrando como usuaria últimamente y que ejemplifican lo que ocurre si lanzas una aplicación cuyo texto (sea o no traducción) no se ha testeado previamente. Concretamente me centraré en los truncated texts, hablaré de cuál suele es el procedimiento habitual cuando hay que acortar el texto y de qué otros problemas podemos detectar gracias al testeo. Queridas empresas: hay que testear o de poco habrá servido vuestro presupuesto en una buena traducción o copy.

Para romper el hielo, empezaré la entrada con un ejemplo de una mala traducción/false friend que me encontré en EasyJet intentando anular unos billetes. "Someone else" no es "alguien más", sino "otra persona". Me temo que en este caso no vale aquello de que "no tenía contexto", porque me parece que en cualquier caso la traducción correcta siempre sería "otra persona"...




Roto el hielo, empiezo: el primer ejemplo de truncated text me lo encontré en Wallapop, una aplicación que he estado usando mucho en el último mes y medio. Mi sorpresa vino al pulsar la opción "Borrar producto" y ver que los motivos entre los que podía elegir era "Otro" (bien, primera posibilidad) y "Lo he". Si pulsas "Lo he" descubres que es "Lo he vendido" y solo así desaparece de tu lista de objetos en venta... No obstante, también podría haber sido "Lo he pensado mejor" (me suena haber visto esa opción en alguna otra aplicación), que básicamente tendría la función opuesta. Este problema se podría haber evitado perfectamente si se hubiera testeado.
Si es por cuestión de espacio, quizá podrían haber puesto:
Vendido vs. Otro. 


También en Wallapop, después de pasar el trago de enfrentarte a un unicornio asalvajado que no pueden contener unos pequeños hombrecillos, nos encontramos con que "Estaremos de vuelta muy...". De haberlo testeado, habrían visto que supera el límite de caracteres y podrían haber puesto algo así como "Estamos realizando operaciones de mantenimiento. Prueba más tarde" o algo así.


La siguiente es Spotify. He caído en la tentación de probar Spotify Premium y me he encontrado con este "Escuchar en este...". ¡Qué intriga! ¡Qué será! Pues, claramente, "Escuchar en este dispositivo". ¿Quizá podríamos haber evitado este problema si hubiéramos puesto "Oír en dispositivo"? "Oír" y "escuchar" tienen connotaciones diferentes, pero entre que quede cortado y cambiar el matiz, probablemente el cliente prefiera lo segundo.



A cuento de esto, os digo que, por lo que he ido viendo estos años, cuando hay que acortar el texto los clientes suelen preferir, por este orden:

  1. Cambiar las palabras: Escuchar en este dispositivo > Oír en este dispositivo
  2. Omitir los artículos: Oír en este dispositivo > Oír en dispositivo
  3. Abreviar las palabras: Oír en dispositivo > Oír en disp.
Si ni así cabe, lo ideal es preguntarles qué prefieren. No sería la primera vez que veo traducciones como "En. bot. esp" o similar, sobre todo en dispositivos médicos. Como podréis imaginar, mantener la coherencia en estos casos es casi imposible, puesto que a veces quizá tengamos más espacio, menos, etc.

Estos son solo algunos ejemplos con los que me he topado últimamente, pero recuerdo que, cuando hacía testings casi a diario en plantilla me encontraba con el problema de las incoherencias, por ejemplo:
  • Incoherencias entre tú y usted (probablemente mandan en diferentes archivos el texto y por error piden traducirlo de distinta forma).
  • Incoherencias con artículo ("Pulsa el menú" vs. Pulsa Menú").
  • Incoherencias con las mayúsculas y minúsculas (quizá en uno diga "Prueba la versión Premium" y en otro "Prueba la versión premium").
  • Incoherencias con la traducción de opciones (quizá en uno diga "Ok" y en otro "Aceptar"). De nuevo, lo más probable es que se trate de dos traducciones hechas en dos archivos diferentes quizá con diferentes indicaciones (y, si no se testea... nunca sabes cómo queda el conjunto).
Todo esto y mucho más se puede detectar en el testeo. Es importante que las empresas contemplen añadir a sus procesos este último paso tan fundamental antes de lanzar la aplicación al mercado ya que el objetivo debe ser que la experiencia de usuario sea lo más satisfactoria posible. Al menos para mí, si puedo elegir entre dos aplicaciones, una con estos problemas y otra similar sin ellos, me decantaré por la más fácil para mí.